Páginas vistas en total

jueves, 25 de agosto de 2016

"PATRIA", MI PRÓXIMA NOVELA, ESTÁ AL CAER




Va faltando menos para que llegue a las librerías mi nueva novela, titulada Patria. Según noticias de la editorial (Tusquets Editores), esto deberá ocurrir el próximo día 6 de septiembre. La novela ya ha pasado por las manos de algún crítico, de libreros y de gente cercana a la literatura. Por los comentarios y las preguntas que recibo, noto que el enfoque político, sin duda innegable, prevalece en el interés de estos primeros lectores sobre otros aspectos a mi juicio no menos relevantes de la historia que narré. Y más que historia, acaso debería hablar de conjunto de historias surgidas de la no siempre fácil convivencia entre nueve protagonistas.
Siempre me da un no se qué hablar de mis obras en las entrevistas, y desgranar intenciones y objetivos y dar mi interpretación de lo que no he leído como un lector al uso, como yo mismo cuando leo los libros ajenos. Siento en tales ocasiones que soy injusto, incluso mezquino, con mis obras y que las simplifico, en parte porque, para cuando se publican, ya las tengo borradas del primer plano de la memoria; en parte, también, por torpeza mental.
Patria entra de lleno en el asunto del terrorismo de ETA. Lo hace desde perspectivas y sensibilidades diversas, entre las cuales no faltan, claro está, las de las víctimas ni las de los victimarios. Pero contiene asimismo un sinfín de episodios de vida familiar, de amores y desamores, de felicidades e infortunios, de viajes y enfermedades, de sueños y decepciones, y de cualesquiera vivencias que puede conocer cualquiera, si bien en una época y un espacio determinados por la violencia terrorista.
Tengo la incómoda sensación de que con este anuncio incurro en el abuso de prefijar la lectura de los posibles lectores. No es mi intención. Confieso que, con el propósito de dar el texto sin aditivos políticos, morales ni de ningún otro tipo, me abstuve de anteponerle una cita, un prólogo, una dedicatoria. Saldrá, pues, sin mis huellas dactilares, aunque con un glosario al final del libro donde se aclaran, para quien lo necesite, los términos del euskera usados en la novela. Abrigo el convencimiento de que mis obras literarias, desde el mismo instante en que las entrego al editor, han dejado de pertenecerme. No digamos cuando llegan a manos de quienes las van a sufrir o gozar. Me callo, pues. Y que cada cual juzgue mi trabajo como crea conveniente.