Páginas vistas en total

viernes, 2 de mayo de 2014

EL PUÑETAZO


http://blogs.deia.com/momentodecisivo/files/2014/04/Gabo.jpg



Una vida humana, por mucho que aguante el cuerpo, no alcanza para conocer una porción ínfima de todo lo que uno quisiera o pudiera haber averiguado. Y eso sin contar con las tajadas incesantes que el olvido les arrea al conocimiento y la experiencia. Pasan los años; llegan el lumbago, las canas y la resignación. Se da uno a la relectura de los libros frecuentados en sus mejores tiempos, con el afán un tanto tembloroso de no perder lo poco que atesoró. Nos acostumbramos a la renuncia. Admito con un pinchazo de frustración que no viviré el día en que el telediario anuncie el descubrimiento de los límites del cosmos. No me importa ignorar dónde está enterrado el esqueleto de García Lorca; ya tengo sus obras. Acepto la certeza de que no presenciaré en televisión la llegada del hombre a Marte. Me da que nunca treparé a un baobad ni acariciaré a un jaguar en la jungla. Dudo que mis ojos vean la Antártida.
A lo que de ninguna manera me resigno es a agotar el cupo de mis días sin saber por qué le pegó Vargas Llosa un puñetazo a García Márquez. Hay que hacer lo que sea por sonsacárselo. Se admiten sugerencias. (Nota bene: siempre que no postulen el uso de la violencia.)